27 abr. 2006

Kiel, ciudad comedor

Cuando emprendes un viaje hay siempre una preparación previa. Dónde ir, cómo llegar, dónde dormir o qué hay que ver; son algunas de las preguntas que debes responder antés de salir. Esta claro que si has decidido recorrer el mundo durante una temporada puedes pasar de preparativos y lanzarte a la aventura, pero si no es ése tu caso trata de informarte.
Volvemos de Copenhagen y suena un runrún de acercarse a algún sitio antes de llegar a casa, el runrún se convierte en Kiel nada más salir del barco; el instigador: Josín. Aparece la señal de desvío hacia Kiel, Sandra al volante quiere saber hace donde tiramos, elude claramente la responsabilidad; pero en el último instante Josín grita: A la derecha, a la derecha!!!, así empieza nuestra excursión a Kiel. No sé que esperamos encontrar aquí, a mi sólo me suena su equipo de balonmano, pero espero que sea pescado.
Pues ni pescado, ni playa, ni nada; hasta el ayuntamiento es nuevo y bastante feo. Recorremos la calle peatonal principal, es festivo y todas las tiendas están cerradas, seguimos caminando hasta un pequeño puerto en busca del acuario, y ahí en una piscina exterior del acuario junto a una marabunta de gente encontramos un par de focas, mis primeras focas en directo que ilusión. Pasado el subidón de las focas y de vuelta a la triste realidad de Kiel nos volvemos para a casa, quizás con tiempo y preparación no habríamos llevado una mejor imagen, aunque lo más seguro es que no hubieramos venido.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿se supone que esto era un secreto, no? ;-)

qué cuidad más fea

CARM€N ® ...

Oscar M. dijo...

Para feas tu vans...puto marika! :)